15 de junio de 2015

faith


Corría, nunca mejor dicho, el año 2008 cuando a las estanterías llegó una propuesta de FPS diferente: Mirror´s Edge. Parkour en primera persona en el que no sólo puedes terminar la aventura sin disparar un sólo tiro, si no que además te premian por ello. 

La historia transcurre en un futuro inmediato de tintes orwellianos, donde todas las comunicaciones están intervenidas y la única forma segura de comunicarse al margen del sistema es emplear runners, mensajeros especializados en burlar todos los controles. Ilusos de nosotros, por entonces nos parecía un escenario de ciencia ficción, aunque ahora, snowdens mediante, escueza más que otra cosa.

Faith es la runner de rasgos asiáticos que controlamos y que se verá envuelta en un jaleo que se le va de las manos en seguida.


Tres aspectos lo convertían en un instant classic: la historia, con guionista curtida al cargo y que se alejaba del tradicional ve del punto A al punto B matando todo lo que se mueva por el medio; la jugabilidad, que aportaba frescura en  un género agotado; y su dificultad, que recordaba a otros tiempos donde no cualquier casual podía terminarse el juego sin sudar y sin que le matasen ni una sola vez.

El juego tuvo un éxito moderado, más allá de su indudable calidad. La industria lo achacó al uso de un personaje femenino, que dicen no tiene tirón entre el gran público (Santa Lara Croft no paraba de partirse de la risa ante el análisis chusquero) cuando en realidad la causa fue que al ser un título exigente los casuals, gran masa hoy día, pasaron de Mirror´s Edge como de comer m..., que ya se sabe que eso de tener que esforzarse para conseguir algo no mola nada.

¿Para qué me operaría la cara, con lo guapa que era?
Después de años de incertidumbre, de dimes y diretes, de desmentidos confirmados y confirmaciónes desmentidas, por fin esta semana EA anunció oficialmente el regreso de Faith en Mirror´s Edge: Catalyst.

Sensaciones encontradas. Por un lado, la euforia por el regreso de uno de mis juegos preferidos de la pasada generación. Por otro, cierta chamusquina generada por el comentario de la nota de prensa hablando de reinicar la experiencia y el nuevo aspecto de nuestra querida Faith (¿alguien, con todo el respeto, dijo tranny...?).


El juego aún no tiene fecha de lanzamiento, probablemente suceda en algún momento antes de la campaña prenavideña de 2016. Lo que sí tiene fecha es una seríe de cómics, seis números, que servirán de precuela argumental y que publicará la editorial Dark Horse en U.S.A. a partir de septiembre de este mismo año.

Sólo queda cruzar los dedos y esperar que el regreso de Faith esté a la altura de la espera.



© J. A. Menéndez